miércoles, 13 de noviembre de 2013

Una decisión complicada

Me he visto obligada a abandonar la carrera de Veterinaria por principios.

Pensé que podría con todo, que nada me frenaría, iba aprobando mis exámenes y todo transcurría con una completa normalidad hasta que... un día desperté y vi, que no quería hacer de los animales un negocio. No dudo que dentro de esta carrera haya personas que amen a los animales no humanos pero, desde luego, mis ideales no encajan en absoluto con el desarrollo de la profesión. Sé, que si hubiese continuado, dentro de unos 6 o 7 años cuando acabase dicha carrera, únicamente ofrecería mis conocimientos de forma gratuita y sería incapaz de vivir a costa de ellos.

Muchos, estaréis en contra de que la profesión veterinaria sea un modo de lucrarse a costa de los animales, obviamente, los veterinarios hacen cosas hermosas y altruistas por sus pacientes y permiten su mejor calidad de vida, pero, esta profesión, como la mayoría, tiene también su lado oscuro por ejemplo, no me veo trabajando el resto de mis días en producción alimentaria o inspección de mataderos (sí amigos, todos los estudiantes de veterinaria piensan que esto no les ocurrirá que trabajarán en clínica y ya está, pero... la realidad, por desgracia, es otra) así mismo, tampoco me veo trabajando en una clínica al servicio de un ser que tal vez me obligue a practicar una eutanasia a mi forma de ver injustificada, por ejemplo en el caso de "animales no humanos agresivos", creo en la modificación de conducta y no me parece ético ni moral acabar con una vida porque a ojos de los humanos deba ser así al igual que en casos de incontinencia u otras muchas "causas" absurdas que calman la conciencia tanto del que da la voz de sacrificio como del que la ejecuta. Tampoco me veo llevando a cabo un aborto deseado porque los "dueños" ya no quieren a los perritos o a los gatitos que su "mascota" alberga en su interior, ni me veo amputando colas u orejas por gusto estético (creo que esto está ya prohibido pero hay clínicas que lo hacen).
Tampoco me veo montando mi propia clínica ya que, como dije con anterioridad acabaría tratando a los pacientes de forma gratuita y siendo realistas, me iría a la ruina. Además, no quiero promocionar la tenencia de "mascotas", no quiero contribuir a la cría de animales para su comercio.

Podría dar miles de razones más por las cuales he decidido abandonar pero, la más importante es, que creo de forma convencida que puedo ayudar más con las palabras que con las manos, me explico, creo que, puedo tratar de hablar por los que no pueden hacerlo, tratar de concienciar a la población sobre los crímenes que estamos cometiendo contra nuestros congéneres y contra la propia naturaleza. Quiero hacer ver que todos los animales somos seres sintientes y que simplemente por esto, merecemos un respeto y debemos tener reconocidos unos derechos intrínsecos basados principalmente en el derecho a la vida, algo que debería ser inalienable.

Por lo anteriormente expuesto, he decidido comenzar otro grado que creo, cumplirá con mis expectativas.

Espero que los veterinarios o estudiantes de veterinaria que leáis la presente entrada no os sintáis atacados, sé que muchos de vosotros hacéis o haréis mucho bien a los seres más vulnerables pero, recordar, que nada os haga olvidar vuestro principal propósito AYUDAR.

Deseo de todo corazón, que algún día, no muy lejano se elimine la palabra "mascota" ya que esto hace referencia a un rol inferior dentro de la vida familiar, quisiera que simplemente, animales no humanos y humanos conviviesen en armonía respetándose los unos a los otros y que se tomase conciencia de que ningún ser es superior ni inferior a otro.

Soraya R. Oronoz

28 comentarios:

  1. ¡Muy bien Soraya! ¡Tienes todo mi respeto!


    Besazos, Nacho Redmoose

    ResponderEliminar
  2. Hola, Soraya,

    Comprendo perfectamente tu decisión. Y creo que puede haber sido la decisión correcta.

    Lo que me cuesta creer que otras personas que respetan a los demás animales hayan conseguido terminar veterinaria. Teniendo en cuenta que esta disciplina simplemente se preocupa de que las "máquinas animales" puedan funcionar correctamente para beneficio del hombre. Cualquiera que entienda y asuma que los demás animales son individuos que sienten, experimentan emociones, y tienen su propia voluntad e intereses, no podrá participar en la sistemática cosificación que hacemos de ellos en esta sociedad especista.

    Como bien señalas, la profesión veterinaria está orientada a apoyar la industria de explotación animal (criaderos, granjas de esclavos, mataderos,...). Salvo eso, lo único que queda es trabajar en una clínica. En la cual, en efecto, verás también muchas cosas horribles, como, por ejemplo, gente pidiendo que maten a sus "mascotas" por haber contraído diabetes o alguna otra enfermedad tratable, simplemente porque les sale más barato comprarse otro esclavo nohumano que cuidar del que está enfermo.

    Por todo ello, la tarea más importante a la que podemos dedicarnos es concienciar a la sociedad. El trabajo educativo es el más necesario. Conseguir que la gente tome conciencia del prejuicio del especismo y deje de ver a los demás animales como seres inferiores que existen par para nuestro beneficio, y pase a considerarlos como personas nohumanas. De este modo, podremos erradicar la raíz del problema que causa millones de víctimas inocentes. Víctimas cuyos gritos nadie oye, excepto sus explotadores más directos, pero que están ahí padeciendo nuestra opresión cada día. Solamente un cambio de mentalidad - a través del activismo de concienciación - puede conseguir solucionar ese nefasto error que es el especismo y la explotación de los nohumanos.

    Te deseo que todo te vaya estupendamente en esta nueva etapa de tu vida. Y cuenta con todo mi apoyo. Somos cada vez más los que hemos tomado conciencia, y seguro que no estarás sola en el camino.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Plasma a la perfección lo que pienso, habrá personas que piensen que en veterinaria todo es precioso pero... para gente realmente concienciada, digamos, que ves la realidad con otros ojos, y...esa realidad no te permite continuar tu sueño. En este caso, puedo asegurar, que he antepuesto mis ideales a mis deseos.

      Eliminar
  3. me parece muy bien que expongas tu opinión y más de esta forma tan educada, lo respeto pero no lo comparto. Solo quiero aclararte una cuestión que creo que desconoces y repites en tu argumento. La eutanasia, como nombras en el texto, se practica por un veterinario y es éste quien decide con el permiso del dueño su puesta en práctica. Me explico, por mucho que el dueño quiera sacrificar a su mascota, si el veterinario de turno no quiere está en su derecho, por lo tanto, la eutanasia sólo se aplica en el caso que el veterinario considere oportuno.

    Por lo demás, es un tema complicado y dentro de la profesión hay opiniones opuestas, pero son cosas que se aprenden y se acaban respetando a la larga.

    Un saludo, que te vaya bien en tu nueva profesión.

    ResponderEliminar
  4. "O sea", "qué fuerte", ¿no? ¡Que los veterinarios cobran por su trabajo, oye!
    Chica, a ti lo que te hace falta, a parte de aprender algo de gramática, es madurar. Yo, como veterinaria propietaria de un consultorio veterinario, no eutanasio a petición de mi cliente, ni corto orejas ni rabos. A eso se le llama tener ética y no es incompatible con ser veterinaria, ni siquiera siendo propietaria del negocio.
    Mi trabajo lo cobro igual que un médico cobra el suyo. Y además de tener mis necesidades de subsistencia, pago un alquiler del local, unos autónomos, impuestos, facturas de medicamentos, gasas, jeringas, luz, agua........ ¿cómo te crees que podría prestar un servicio si no fuera cobrando por mi trabajo? Es realmente absurdo lo que he llegado a leer en tu post.
    Además, me alimento para sobrevivir y en mi alimentación se encuentran productos de origen animal, que por suerte son controlados por veterinarios para proteger la salud pública. Y además, es una suerte que haya veterinarios que se ocupen de la Producción Animal para garantizar unos buenos procesos de producción y en el mejor de los casos (reconozco que no todo es idílico) pongan su empeño en respetar el bienestar animal.
    Mi principal propósito, como sugieres, es efectivamente el de AYUDAR, pero también lo es el del médico, el electricista, el enfermero, el dentista, el profesor.... y que yo sepa, todos cobran por sus servicios prestados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, buenos días. Te recomiendo que te leas de nuevo el post y reflexionando un poquito escribas nuevamente tu comentario ya que, opino que este comentario no está muy relacionado con el tema en cuestión.

      Eliminar
  5. Supongo que en tu línea de "principios" no llevarás a tus animales, si es que tienes, al veterinario (esa profesión tan horrible), porque después de todo lo que has dicho sería una hipocresía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son "mis animales" son mis compañeros, creo que con eso te resumo todo :)

      Eliminar
  6. Una decisión tan personal no es cuestionable. Es mejor darse cuenta de que no estás hecha para esa profesión antes que terminar la carrera con la sensación de fracaso personal. Una licenciatura de cinco años no es moco de pavo, supone un gran esfuerzo personal, económico e intelectual, no todos pueden, aún menos cuando no se está "convencido" puesto que es totalmente vocacional.

    Lamentablemente, a la hora de garantizar el suministro de carne a la población es obligatorio cuidar, engordar y sacrificar animales. El veterinario vigila que el alimento esté en buenas condiciones, pero también supervisa el sufrimiento animal limitando su impacto. Esa vigilancia es la que permite que ya no se maten cerdos con un martillazo en la cabeza, o que se limite la carga de los transportes de animales, el hacinamiento de las granjas... Son muchas sus labores, todas ellas intachables, incuestionables y siempre a favor del animal. La única forma de evitar esa carga laboral es que el mundo entero se haga vegetariano, además, vegetariano estricto (ni huevos, ni leche...) hasta entonces la figura del veterinario no solo es necesaria, sino imprescindible y seguimos luchando para evitar todo tipo de abuso y sufrimiento animal. Nos queda camino, pero vamos dando pequeños pasos, como el último logro a la hora de limitar el número de gallinas ponedoras/engorde por unidad de superficie. Seguimos en la brecha.

    Ser veterinario no impide ser una figura activa en labores pro-animales, de hecho, somos muchos, muchísimos, los veterinarios en contra del uso de animales en experimentación animal, en contra del uso de animales en espectáculos circenses, etc. Nos movilizamos, recogemos firmas, nos involucramos, es algo totalmente acorde con nuestra profesión, sería absurdo pensar lo contrario.
    Por otro lado, si la salida laboral está encaminada hacia el ejercicio de la clínica para nuestros queridos amigos del mundo animal, siempre se basa en la ética personal. Es decir, es tu criterio personal, moral y ético el que guía tus pasos. Otro aspecto es si te dejas influenciar por las decisiones del propietario, y éstas no son las acertadas. Considero que un buen veterinario es el que no solo aplica sus conocimientos veterinarios como personal sanitario, sino aquel que además vela en todo momento para cuidar el bienestar de su paciente. Aquí habría que juzgar la actuación del veterinario como persona, no al colectivo. Con esto quiero decir que eutanasiarías al animal que bajo tu criterio médico, moral y ético consideres que es preciso y, si no crees en ese acto médico, aplicarías tus conocimientos para paliar sufrimiento y su enfermedad. Puedes aplicar ese mismo criterio al acto abortivo, en fin, a todo.

    ResponderEliminar
  7. El aspecto económico siempre es duro de abordar. Los fármacos, las instalaciones, la maquinaria (siempre costosa y de mantenimiento elevado), tus propios conocimientos (la matrícula de la facultad no es gratis, ya te has dado cuenta, o los cursos de perfeccionamiento)...todo ello supone unos gastos fijos elevados que o bien te toca la lotería, o recibes una cuantiosa herencia o, sencillamente, tendrás que amortizar con lo que te abonen en la clínica. Aquí nuevamente entra tu criterio personal, moral y ético, si piensas cobrar solo por los costes, si organizas rastrillos benéficos y pones dinero de tu bolsillo o si decides establecer unas tarífas mínimas alejadas de la competencia desleal. En el otro extremo está la usura, claro está.
    Amar a los animales es un estado de ánimo personal que no está reñido con el conocimiento, ni con la práctica de la profesión siempre y cuando dicha práctica sea acorde con tus ideas.
    Te felicito por la decisión tomada si piensas que es la más oportuna para tí, mucho ánimo en tu nueva etapa.
    Como veterinaria en ejercicio clínico, con 17 años de experiencia, me siento cada día más satisfecha con lo que hago. Me siguen emocionando mis logros clínicos, cuando saco adelante a un animal con enfermedades graves, y vuelve a ser un bichejo activo y feliz. También sigo sufriendo cuando, habiendo hecho todo lo humanamente posible, no puedo devolver la salud y el bienestar a mis pacientes.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  8. No desprestigies una profesión y menos sin tener ni idea de lo que hablas. Después de un mes no creo que tengas mucha idea de la labor de un veterinario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ningún momento he desprestigiado la profesión y... hombre la carrera estuve 2 meses sí, pero llevo ya siete años desempeñando mi trabajo como Técnica Veterinaria, no es lo mismo pero, bastante próximo. He trabajado en Zoológicos, en clínicas y en otros establecimientos relacionados con el mundo "animal" por lo que, sí, idea tengo.

      Eliminar
  9. No creo que nadie se sienta atacado por lo que acabas de decir, porque hablas desde la más completa ignorancia por lo que parece. Si tanto adoras a los animales (cosa que para ti los veterinarios no hacen) quien se supone que va a curar a esos queridos animales, el medico de cabecera también? Sé un poco realista. Que la ética veterinaria también existe y tú como veterinario puedes negarte a ejecutar ciertas eutanasias si no crees que sean justificadas, pero luego lo que ocurre es que el dueño abandona al animal en la calle o le pega un hachazo en la cabeza, osea que es peor el remedio que la enfermedad! Entonces es cuando las cosas se ponen difíciles y no es tan fácil ni bonito decir que todos somos animales humanos y no humanos.
    El mundo no es justo en general, ni para personas ni para animales, pero ellos ciertamente son peor parados por su condición. Pero no son los veterinarios los que hacen el mal por ellos, nosotros tratamos de ayudarlos en la medida de lo posible, no te equivoques. No intentes justificar tu falta de devoción por lo que te entusiasmaba, sólo porque tuvieses que atravesar algunos baches en el camino para conseguirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Verónica, primeramente, no hablo desde la ignorancia, pienso, que al igual que yo he sido todo lo respetuosa que se puede ser, mis lectores también deberían mostrar un mínimo de educación. Acepto que sea tu opinión, no obstante, no juzgues sin saber lo que hay detrás. Y... el mundo puede ser todo lo justo que tú quieres que sea :)

      Eliminar
  10. Yo quisiera saber si esa nueva orientación laboral que has escogido... y que parece que te va a llenar más... ¿también te va a llevar a trabajar gratis?? O ¿por qué otras profesiones, por muy vocacionales que sean, sí merecen unos honorarios por su trabajo, y la veterinaria no??? Un maestro, un cocinero, un mecánico, un pediatra, un cirujano... se dedican a lo que se dedican (espero) porque les gusta y aman lo que hacen. PERO COBRAN POR ELLO!!!!! Me alegro mucho de que cada cual se dedique a lo que más le guste. Pero bájate del guindo, trabajar significa cobrar por lo que uno hace, ofrecer un servicio a quien te lo pide a cambio de dinero. Otra cosa son favores, que todos hacemos puntualmente a quien queremos, pero de eso no se vive. Objetivo ideal: encontrar ese servicio que disfrutes haciendo y por el que te vayan a "contratar". Si amas a los animales y tienes buen criterio, puedes ser muy buena veterinaria. ¿Por qué crees que no mereces cobrar por tu trabajo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero ganarme la vida a costa de los más indefensos. Como explico en el post, acabaría trabajando gratis y muriendo de hambre, cada persona decide con qué quiere ganarse la vida. Considero que la profesión veterinaria es muy necesaria, obviamente pero, no deja de ser un negocio y quien diga lo contrario, debería ser más crítico consigo mismo.

      Eliminar
    2. Yo no lo veo como "ganarse la vida a costa de los indefensos", lo veo como "dedicarles tu vida". Claro que una clínica privada es un negocio. También una guardería, y por eso todo el mundo entiende que la gente que trabaja allí cobra, por mucho que ame a los niños. Y todo el mundo alaba lo maravilloso del trabajo de una matrona, y admira su vocación y su suerte por dedicarse profesionalmente a algo tan bonito. Pero todas cobran por su trabajo, y a todo el mundo le parece justo. Yo no te digo que debas dedicarte profesionalmente a la veterinaria si no es lo que quieres; lo que me parece mal es que la gente piense que es un trabajo por el que no se debe cobrar. Y encima, aunque uno haya dedicado muchos años y muchos miles de euros en estudiar una carrera (más que una matrona), amén de lo que supone mantener un sitio con unos medios donde curar a los animalillos, si quiere (como todo el mundo) cobrar por sus servicios, se le acusa de no amar a los animales!!!! Por Diorrr!!!!

      Eliminar
    3. Nadie acusa de no amar a los animales a nadie, unos tenemos una visión y otros otra.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  13. Hala nena, ya has tenido tu minuto de gloria por escribir chorradas...ahora critica a los psicólogos, abogados y al del super...

    ResponderEliminar
  14. creo que te has hecho un flaco favor a ti misma exponiéndote ante la profesión veterinaria, llevo 32 años de veterinaria, y nunca, nunca he hecho una eutanasia porque sí, todas han sido porque el animal no estaba en condiciones de seguir con su vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que no te haya tocado hacerlo :)

      Eliminar
  15. Has borrado los comentarios de un compañero? No hay libertad de expresión?

    ResponderEliminar